Integración de vías en L'Hospitalet e intercambiador de Torrassa

Volver
Soterrament de la R2 sud a l'Hospitalet de Llobregat

El soterramiento de la línea de Vilanova en su paso por L'Hospitalet mejorará la permeabilidad del municipio y los tiempos de desplazamiento. Además, permitirá implantar el nuevo esquema de Cercanías (líneas costa-costa e interior-interior).

Ficha técnica

Promotor:
Ministerio de Fomento
Presupuesto:
445 M€
Estado:
En planificación
Detalle del estado:
El estudio informativo del soterramiento de la línea de Vilanova ya está redactado.
Plazo estimado:
La actuación estará operativa en 2020.

Descripción

La configuración actual de los túneles ferroviarios urbanos del Passeig de Gràcia y de Plaça Catalunya de Barcelona, que están saturados, imposibilita establecer la conexión de las líneas costa a costa (Vilanova-Mataró) e interior a interior (Vilafranca-Granollers). La explotación del servicio de Cercanías siguiendo un esquema "costa-costa" e "interior-interior" es uno de los objetivos del Plan de infraestructuras ferroviarias de Cercanías de Barcelona 2008-2015 del Ministerio de Fomento.

El soterramiento del tramo de vía R2 en L'Hospitalet de Llobregat permitiría el cruce (con un salto de líneas) entre la línea de costa R2 (línea de Vilanova) y la línea del interior R4 (línea de Vilafranca). El salto de líneas corresponde a una bifurcación a diferentes niveles que permitiría cambiar el destino de las vías de las dos líneas de Cercanías que salen de la estación de Sants en sentido Llobregat, de manera que las vías del lado montaña, que actualmente van hacia L'Hospitalet, irían hacia Bellvitge, y las vías del lado mar, que ahora se dirigen a Bellvitge, irían hacia L'Hospitalet.

Este cruce de líneas, resultado del nuevo túnel de la línea R2 en L'Hospitalet, permite reconfigurar la red de Cercanías y permitiría establecer la conexión de las líneas costa a costa (Vilanova-Mataró) e interior a interior (Vilafranca-Granollers), condición necesaria para implantar el nuevo modelo de explotación, que representa un incremento importante de eficiencia como consecuencia de la mejor adecuación entre la oferta y la demanda de cada corredor.

En el marco de esta intervención, también se plantea un importante intercambiador en La Torrassa entre las dos líneas de Cercanías, R2 y R4, y las líneas de metro L1 y L9/L10. Además, el intercambiador posibilitaría la integración urbana de las dos líneas ferroviarias en L'Hospitalet, la línea R2 en una primera fase ya explicada, y el futuro soterramiento de la línea R4 en una fase posterior. Estas intervenciones urbanas resolverían la fractura actual que supone tener las vías del tren en superficie y permitirían los correspondientes desarrollos urbanísticos.

Cabe destacar que el soterramiento de las vías en ciudades compactas y densas como L'Hospitalet mejora de manera sustancial la permeabilidad del territorio, a la vez que disminuye el tiempo de desplazamiento e incrementa la calidad de vida de sus habitantes.