Accesos directos:

Saneamiento

El saneamiento incluye todo el proceso de transporte y tratamiento de aguas residuales en las estaciones depuradoras de aguas residuales (EDAR). El AMB gestiona este proceso desde los puntos de conexión con las redes municipales de alcantarillado hasta el vertido al medio natural o la reutilización de aguas depuradas.

Las instalaciones del AMB trataron más de 265 millones de m3 de aguas residuales en el año 2017.

Datos ambientales

Aguas residuales


El sistema de saneamiento se inicia en los puntos de uso del agua, ya sean domésticos, comerciales, industriales o municipales. Las aguas residuales se recogen en el alcantarillado, que cada municipio gestiona. Esta parte del saneamiento es la que se denomina "saneamiento en baja".

A continuación, el alcantarillado municipal conecta con la red de colectores situados por todo el territorio metropolitano, que transporta las aguas residuales a las depuradoras. Es lo que se denomina "saneamiento en alta".

El área metropolitana está dividida en cinco sistemas. Cada uno está formado por la red de alcantarillado, los colectores, las estaciones de bombeo, las depuradoras y los emisarios submarinos. Además, en el sistema Besòs hay una conducción de fangos.

En el área metropolitana hay más de 3.000 km de colectores, que transportan diariamente 900.000 m3 de aguas residuales. De estos 3.000 km, 300 corresponden a los colectores de gestión metropolitana y 2.700 km en los colectores de gestión municipal.

Depuradores (EDAR) i principals col·lectors dels sistemes de sanejament
Depuradoras (EDAR) y principales colectores de los sistemas de saneamiento


¿Cómo funciona?

Los colectores interceptores recogen las aguas residuales procedentes del alcantarillado. El agua normalmente se desplaza por los colectores simplemente mediante la fuerza de la gravedad. Cuando la gravedad resulta insuficiente, se utilizan estaciones de bombeo que elevan el agua hasta cotas superiores.

Control y gestión de vertidos

Una de las tareas que el AMB realiza desde el año 1988 es el desarrollo de actuaciones de control de los vertidos de aguas residuales que realizan los establecimientos industriales ubicados en el territorio metropolitano. El objetivo es que estos vertidos lleguen a las depuradoras con la calidad requerida.

En un territorio masivamente industrializado como el metropolitano, el control de los vertidos es importante para conseguir un funcionamiento correcto de las depuradoras y prevenir así episodios de contaminación.

Además, en un territorio habitado por más de tres millones de personas, la gestión avanzada del alcantarillado debe garantizar una evacuación eficiente de las aguas residuales.
  • Control de vertidos
    El AMB ha implantado desde el 2011 un sistema de gestión de la calidad según la norma ISO 9001:2008, que define tres procesos generales para garantizar una gestión de calidad en el control de los vertidos de aguas residuales:
    • Inspección a industrias.
    • Control de la red de saneamiento.
    • Control de episodios de contaminación.
    Dichos procesos se gestiona de forma centralizada para garantizar el control de la contaminación de las aguas residuales.

    En lo que respecta a la normativa, el proceso de vertido de aguas residuales está regulado a través de un reglamento y es necesaria una tramitación concreta para autorizar los vertidos.

    Reglamento metropolitano de vertidos de aguas residuales

    En el año 2012 se trató la ordenación y la gestión de aguas procedentes de las fosas sépticas domésticas, asimilables o industriales mediante un camión cistarna en las depuradoras metropolitanas, a través de la acreditación de los transportistas y el control del origen de las aguas transportadas.

    Tramitaciones relacionadas con las aguas residuales

    Autoridad ambiental

    Inspección a industrias

    Una de las medidas más eficaces para minimizar el impacto de los vertidos es reducir la contaminación en origen, es decir, desde las propias industrias del territorio.

    TABLA: Número de industrias que vierten en las EDAR por tipo de actividad* (datos de 2016)

    Industrias Gavà Viladecans Besòs El Prat de Llobregat Montcada i Reixac Begues Sant Feliu de Llobregat Total
    Gestión de residuos 32 90 83 36 1 55 297
    Alimentaria 36 118 109 54 2 48 367
    Otros productos minerales no metálicos 13 18 31 40 1 47 150
    Plástica y del caucho 30 39 48 60 0 60 237
    Madera y corcho 14 16 26 20 1 19 96
    Reparación de vehículos y gasolineras 188 500 394 146 2 163 1.393
    Metalúrgica 192 245 304 316 0 268 1.325
    Papel 7 6 15 10 0 11 49
    Química 27 59 76 49 1 66 278
    Textil  25 92 58 35 0 29 239
    Otras 153 376 497 241 8 267 1.542
    Total 717 1.559 1.641 1.007 16 1.033 5.973

    *Hay 45 industrias que no están conectadas al sistema de saneamiento metropolitano.

    Número de industrias que vierten en las EDAR por tipo de actividad

    Para ello, el AMB lleva a cabo una actualización continua del censo de estas industrias y realiza inspecciones de manera periódica.

    En 2017 había censadas 8.860 actividades industriales. De estas, 6.249 son establecimientos activos, de los cuales el 41% se consideran potencialmente contaminantes.

    Para llevar a cabo los controles, el servicio de inspección dispone de las mejores tecnologías. En este sentido, se trabaja de forma telemática y así se pueden tomar datos de inspección y almacenarlos en las bases de datos en tiempo real, desde el lugar que se han tomado.

    Asimismo, también se dispone de una unidad móvil de muestreo capaz de medir diferentes parámetros en las industrias que se inspeccionan. El aparato, que se alimenta con energía solar y permite acumular información, evalúa parámetros como el pH, la conductividad, la materia orgánica, los sólidos en suspensión, el caudal, el potencial redox y la turbidez de la muestra.

    A lo largo del año 2017 se han realizado 874 inspecciones sobre 512 industrias, de las cuales 497 son consideradas potencialmente contaminantes.

    En las inspecciones efectuadas se han tomado 576 muestras En un 44% se han detectado incumplimientos en uno o más de los parámetros analizados.

    En total, se han analizado 20..466 parámetros y el grado de incumplimiento ha sido sólo de un 3 %.

    Industrias inspeccionadas, muestras tomadas y parámetros incumplidos




    Control de la red de saneamiento y control de episodios de contaminación

    El control de la red de saneamiento se realiza a través de muestreos puntuales y planificados y estaciones de control de la contaminación que están equipadas con sensores de conductividad y captadores automáticos refrigerados.

    Las estaciones trabajan 24 horas al día y pueden tomar muestras de agua de forma automática o por indicación del centro de control ubicado en el AMB. En función de las lecturas del sensor de conductividad producen alarmas, por lo que se puede registrar un episodio de contaminación continuadamente.

    Hasta ahora hay implantadas tres estaciones de control telemático: dos fijas, uno de los cuales con carácter general en la EDAR de Sant Feliu de Llobregat y otro con carácter industrial en el polígono Santa Rita de Castellbisbal. Por otra parte, el sistema de control móvil se encuentra en el Sistema Prat.

    Durante el 2017 se hiceieron muestreos puntuales, tomando 527 muestras en total  y se han analizado 32.419 parámetros, que han permitido caracterizar la contaminación de cada sistema de saneamiento.

    El análisis de toda esta información permite gestionar más eficientemente los episodios de contaminación.
  • Gestión avanzada del saneamiento
    En el territorio metropolitano se genera un importante volumen diario de aguas residuales. La red de alcantarillado y los colectores deben ser capaces de evacuar de la manera más eficiente posible estas aguas, así como las de lluvia. A pesar de que no está implantado en todo el territorio, el modelo de gestión avanzada del saneamiento de estas aguas hace uso de sistemas informáticos y tecnologías de vanguardia para conocer con precisión el mismo sistema y poder planificar, controlar y explotar con más eficiencia la red de alcantarillado, los colectores y los elementos reguladores.


    El conocimiento preciso y en tiempo real que resulta del uso de este sistema permite controlar el agua residual, así como explotar los diferentes elementos o instalaciones existentes para evitar vertidos al medio y minimizarlos si fuera el caso.
  • Transportistas autorizados camión cisterna
    Limpieza y transporte de residuos, S.L.
    T.M.A
    Saneamiento y Limpieza A. Bonilla, S.L.
    Cubas el Tío Paco
    M. Terricabras
    Zepol Systa
    J. Garcia Neteja de pous, S.L.
    Lisant
    Griño ecològic, S.A.
    Desatascos Centelles
    Limpiezas Montoya
    Limpiezas Gimen, S.L.
    Limpiezas Hydroclean
    Juan José Cabaco Jiménez-Ortiz (Limpiezas García)
    Hidrotec Sanejament, S.L.
    Deter
    Lagupres, S.L
    Cespa Gestión de Residuos, S.A.
    Serco Limpiezas Industriales, S.L
    Limpiezas Oilime, S.L.
    Toi Toi Sanitarios Móviles, S.L.
    Transportes A. Martín, S.L.
    Neteges Escobar, S.L.
    Neteges Guti, S.L.
    Limpieza Aurja
    Aigues del Prat, S.A.
    Cora Reciclatge, S.A.
    Limpiezas Gimeno, S.A. (Aqualyt)
    Econet Desembussos, S.L. 
    Montarguis, S.L
    +Knet Servicios de cuba y fontaneria, S.L
    Nahelain, S.L.
    Serveis de neteja, JMP, SCCL
    Desatascos Barcelona, S.L. 
    Tratamientos industriales de Residuos Solidos (TIRSSA)
    Vallas & Toilets, S.L.U
    Servicios de limpiezas integrales 2014, S.L.
    Abicont Industrial, S.L. 
    Corporación CLD SUTR, SL
    Limpiezas Pilo, SL
    Limpiezas Vecino
    Grifell, Serveis de neteges, S.L. 
    Hidrojet Servicios, S.A.

Depuración

En las estaciones depuradoras se lleva a cabo el tratamiento del agua residual que les llega. El agua resultante de este proceso se devuelve al medio o se reutiliza con un tratamiento adicional denominado regeneración.


El AMB se encarga de evacuar, tratar y sanear una media de 11.000 litros de aguas residuales por segundo mediante siete depuradoras que trabajan 24 horas al día durante 365 días al año.



Uno de los motivos de variación de los caudales tratados (tal como muestra el gráfico) es el régimen pluviométrico, sobre todo en los últimos años, cuando ya estaban construidas todas las depuradoras.

La mayoría de colectores metropolitanos del sistema de depuración son unitarios. Esto significa que por un mismo conducto se transporta agua residual y pluvial. Por tanto, una parte del agua de lluvia también se trata en las depuradoras.

Sin embargo, cuando la lluvia es intensa la depuradora no puede recoger toda el agua de la lluvia, de forma que parte de esta agua vuelve al medio natural, ya sea a los ríos, a los arroyos o al mar.

Depuradoras

Las depuradoras son instalaciones clave en el proceso de saneamiento y limpieza de las aguas residuales que se recogen a través de la red de alcantarillado.

En ellas se realizan tratamientos básicos, tales como la eliminación de los sólidos que acompañan el agua para conseguir que sea más transparente y la eliminación de la materia orgánica disuelta con la metabolización, que se realiza con microorganismos que posteriormente se eliminan por decantación (proceso por el que van cayendo al fondo de un depósito donde se han dejado reposar).

Como resultado, se obtiene agua depurada, que puede verterse al medio natural sin producir afecciones negativas o bien puede reutilizarse si se le aplica un tratamiento adicional.

Los sólidos retirados en la primera decantación y los microorganismos decantados (productos restantes del tratamiento) se denominan "fangos". Estos reciben un tratamiento para que puedan utilizarse, principalmente, en la agricultura o como combustible en cementeras, de modo que todo sea aprovechable.

En algunas depuradoras también se aplica un tratamiento llamado digestión anaerobia (donde los microorganismos metabolizan la materia orgánica sin presencia de oxígeno) que tiene la característica de producir gas metano. Este biogás es un combustible que puede utilizarse en la cogeneración y con el que, conjuntamente con gas natural, se obtiene energía y calor. Esta energía producida puede utilizarse en la misma depuradora o venderla a la red eléctrica.



Para realizar una gestión integral del ciclo del agua, todas las depuradoras están administradas  por Aigües de Barcelona, empresa metropolitana, que también se encarga de la distribución de agua potable a 23 municipios metropolitanos.

Aígües de Barcelona, Empresa Metropolitana de Gestió del Cicle Integral de l'Aigua S.A.


Sobre el tratamiento de fangos

Cerca de la depuradora del Besòs hay una planta de tratamiento de fangos procedentes de esta depuradora y de la depuradora de Montcada i Reixac.

Metrofang

Retorno al medio

Una vez depuradas, las aguas se vierten de nuevo al medio donde podrán volver a captarse (en función de la ubicación) o podrán ser regeneradas (con un tratamiento adicional más intenso que la depuración) para proceder a su reutilización. Así, se consigue dar un segundo uso a estas aguas antes de verterlas.

La reutilización es un elemento clave en la gestión integral del agua. Permite utilizarla en diferentes usos como el riego agrícola, el mantenimiento de ríos y zonas húmedas, la limpieza urbana, la barrera de intrusión salina, la introducción en el acuífero y el uso industrial.