Recuperación del río Llobregat, tramo 2

Recuperación ambiental y revitalización del espacio fluvial del río Llobregat, entre Sant Joan Despí y el Prat de Llobregat. Se proponen nuevos itinerarios y espacios para el ocio en un entorno natural. También se ha mejorado la accesibilidad al río desde los municipios cercanos.
Imatge del projecte
Jordi Surroca
Ficha técnica
  • Fecha del proyecto:
    Marzo 2007
    Data inicio de la obra:
    --
    Data fin de la obra:
    --
    Fecha de ejecución:
    Febrero 2011
    Municipio:
    Cornellà de Llobregat, El Prat de Llobregat, L'Hospitalet de Llobregat, Sant Boi de Llobregat, Sant Joan Despí
    Superficie:
    207 ha
    Coste:
    7.406.041,83 €
  • Autores:
    Enric Batlle, Joan Roig (Batlle i Roig Arquitectes)
    Dirección de proyecto:
    Enric Batlle, Joan Roig (Batlle i Roig Arquitectes), Miguel Ángel Gago (ing. técnico de obras públicas – TYPSA), Ester Subirà (bióloga – TECNOMA)
    Dirección de obra:
    Batlle i Roig Arquitectes, TYPSA
    Colaboradores:
    Jordi Larruy (ing. técnico de obras públicas – AMB), Catalina Montserrat (ing. agrónoma – AMB)
    Contratista:
    UTE Dragados - Tau Icesa / UTE Consfel - Azahar
Premios y reconocimientos

Finalista de los Premios FAD 2010 en la categoría Ciutat i Paisatge.
Pre-finalista de la XI BEAU Bienal Española de Arquitectura y Urbanismo 2011.
Seleccionada para la muestra "Contextos" de la exposición "Vogadors, Architectural Rowers. Hard materiality for a permeable architecture" del pabellón de Cataluña y Baleares de la Bienas de Arquitectura de Venecia 2012.

Descripción

Como ya hemos mencionado en el primer tramo, la intervención en este espacio parte del respeto y la admiración por la antiquísima historia del río Llobregat como itinerario dentro del paisaje y se concreta en dos objetivos: la identificación de los principales condicionantes para la recuperación medioambiental del río y la definición de las actuaciones necesarias para mejorar su conectividad a lo largo del cauce y su accesibilidad desde los distintos municipios que lo rodean.

La propuesta contempla dos puntos de vista complementarios: el río como ente vivo y cambiante, lleno de vida por ser un espacio natural, con su propia dinámica, y el río como espacio verde y de ocio periurbano. Respetando al máximo el medio natural, la propuesta paisajística tiene en cuenta el río desde su visión como espacio verde conectado a la ciudad y a su entorno. La realización del proyecto transforma lo que era un límite en un acceso de cierta urbanidad: se conectan los dos márgenes del río y se entrelazan las redes de caminos preexistentes, al tiempo que se implanta un tipo de vegetación coherente con los recursos hídricos disponibles. Lejos de realizar intervenciones extensivas, se trata de operaciones concentradas y puntuales que generen grandes cambios en la accesibilidad y el recorrido a lo largo del río.

Entre las actuaciones concretas de este tramo, destacan el Parque Fluvial de Sant Boi, que recupera para la ciudadanía un gran espacio anteriormente ocupado por huertos ilegales, situado muy cerca del centro de una ciudad y que, a pesar de esta proximidad, vivía de espaldas al río dado su acceso era prácticamente imposible para los peatones. La nueva pasadera sobre las vías del tren y la carretera de Sant Vicenç genera un amable recorrido hasta el espacio fluvial, de unas tres hectáreas, donde se han realizado plantaciones de distintas especies de vegetación de ribera: sauces, chopos, fresnos, álamos e higueras, así como plantas acuáticas y arbustivas como la genista y enredaderas como las hiedras.

Un poco más abajo, una nueva pasarela permite la conexión de la ciudad de Cornellà con el espacio fluvial sobrepasando la autopista, la autovía y las vías del tren de gran velocidad. Se trata de una estructura vital para la articulación de itinerarios a lo largo de los dos márgenes del río. La parte central es un mirador excepcional que proporciona una singular visión del río: se puede apreciar la gran riqueza natural y paisajística del entorno fluvial, a la vez que la complejidad y organización de las infraestructuras metropolitanas.

Una actuación interesante es la implantación de deflectores: se trata de unos elementos construidos, en forma de triángulo, y que proyectados con los pertinentes cálculos hidráulicos sirven para estimular la tendencia del río a generar meandros y, de esta forma, diversificar los hábitats ecológicos fluviales, acuáticos y terrestres, y aumentar la infiltración de agua. Esta y otras actuaciones llevadas a cabo en el cauce pretenden poner en marcha un proceso de naturalización del espacio fluvial a medio y largo plazo a fin de que con el paso del tiempo éste establezca por sí solo unas condiciones que le permitan mejorar sin que sea tan necesaria la intervención humana.

Notas de prensa relacionadas