Accessos directes:

Mirador del Llobregat

Se recicla la torre de descarga de salmuera del Llobregat y se convierte en un mirador en una posición privilegiada del Parque Río Llobregat. Con casi 16 metros de altura, el mirador se integra al paisaje fluvial mediante materiales como la caña de bambú.
Pepa Morán
Ficha técnica
  • Fecha del proyecto:
    Marzo 2008
    Data inicio de la obra:
    --
    Data fin de la obra:
    --
    Fecha de ejecución:
    Febrero 2009
    Municipio:
    Sant Joan Despí
    Superficie:
    50 m2 (planta)
    Coste:
    366.814,53 €
  • Autores:
    Pepa Morán (arquitecta – AMB)
    Dirección de obra:
    Stefan Stipsitz (ing. caminos, canales y puertos – SGM)
    Colaboradores:
    Joaquim Ventura (ing. caminos, canales y puertos), Cristian Gómez (arquitecto), Eva Bernadí, Maria Sánchez (arquitectas técnicas), Al Batrà 2000 SL (estructuras)
    Contratista:
    Acycsa
Premios y reconocimientos

Mención honorífica en los Premios ATEG 2011.

Descripción

El acondicionamiento de este mirador forma parte del conjunto de actuaciones que se integran en el proyecto general de recuperación social y ambiental del tramo metropolitano del río Llobregat. En este caso, se aprovecha una infraestructura existente, una de las torres de descarga del colector del tubo de salmueras de la cuenca del Llobregat, a fin de que sirva de soporte del mirador. La torre está situada en el inicio del meandro de Sant Joan Despí y dispone de una posición privilegiada que permite la contemplación del espacio fluvial, acercando el río Llobregat a los ciudadanos.

La estructura principal está formada por doce pórticos verticales 13 y 16 metros de altura, dispuestos radialmente en torno al cilindro de hormigón existente. Estos pórticos se fijan al cilindro con unas ménsulas inferiores y un anillo superior que rodea el cuerpo de hormigón. Entre la estructura y el cerramiento se ha dispuesto una escalera helicoidal que en el último tramo alcanza la planta mirador, desde la que se puede disfrutar de una visión del entorno fluvial de 270 grados.

El cerramiento de la torre es la parte que más destaca de la intervención. Las premisas que orientaron la elección del sistema constructivo de esta piel exterior son la integración al entorno fluvial, un coste reducido, la rápida ejecución y el mínimo mantenimiento, y se ha concretado en solamente dos materiales: el acero galvanizado y las cañas de bambú. El acero, por ser un material altamente resistente, versátil en productos y por el contraste de color que se establece al combinarlo con las cañas. Las barras de bambú (Phyllostachys pubescens) por su simbiosis en textura y color con las especies espontáneas del entorno fluvial. Sobre marcos de acero galvanizado se disponen las barras de bambú, de 30 mm de diámetro, en posición horizontal. La distancia entre las barras es progresivamente mayor cuanto más aumenta la altura, con lo que se consigue un efecto creciente de transparencia en la visión del paisaje fluvial desde el mirador. Los paneles de acero se fijan en los anillos perimetrales de la estructura con uniones mecánicas para facilitar el mantenimiento y la sustitución de los elementos.