Parque de Can Rigal

Volver
Adrià Goula

Primera fase del futuro parque metropolitano de Can Rigal que conecta los municipios de Barcelona y l'Hospitalet de Llobregat. El nuevo diseño del parque combina una zona de bosque mediterráneo con una zona de prado donde se crea un sistema de plataformas y plantaciones de árboles donde se realizan actividades lúdicas.

Galería de imágenes

Ficha técnica

Fecha del proyecto:
Noviembre 2010
Data inicio de la obra:
--
Data fin de la obra:
--
Fecha de ejecución:
Agosto 2012
Municipio:
Barcelona
Superficie:
19.508 m2
Coste:
2.667.777,02 €
Autores:
Claudi Aguiló Riu, Eva Pagès (arquitectos – AMB)
Dirección de proyecto:
Claudi Aguiló Riu (arquitecto – AMB)
Dirección de obra:
Claudi Aguiló Riu (arquitecto – AMB), Manel Sanz (técnico de obra – AMB), Maria Sánchez (arquitecta técnica – AMB)
Colaboradores:
Lluís Moya, Guillem Baraut, Jaume Gomà (estructuras – BOMA), Mònica Cortadas, Ainhoa Martínez (arquitectas), Catalina Montserrat (ing. agrónoma), Jordi Bardolet (ing. técnico agrícola), Carlos Villasur, Sara Arguedas (ing. técnicos industriales)
Contratista:
Tau Icesa

Premios y reconocimientos

Seleccionada 2a Mostra d'Arquitectura de Barcelona 2016

Descripción

Can Rigal es un parque metropolitano situado entre los municipios de Barcelona y L'Hospitalet de Llobregat. Largamente reivindicado, el parque supone el retorno de un pulmón verde en medio de un contexto urbano con implantación de nuevos equipamientos y viviendas. Desempeña un papel relevante y asegura las conexiones tanto paisajísticas como humanas. La primera fase, con casi 2 ha de superficie, pertenece al término de Barcelona.

El programa del proyecto parte de las conclusiones de las comisiones de seguimiento, tanto de Barcelona como de L'Hospitalet, y en la fase de redacción se ha mantenido el proceso participativo. El proyecto se origina a partir de un eje principal norte-sur que conectará ambos municipios y que da lugar a dos zonas de carácter diferenciado. Por un lado, una zona de bosque mediterráneo, con pinos y encinas, que potencia el valor paisajístico de la sierra de Collserola y, por el otro y como contrapartida, una zona de prado donde se crea un sistema de plataformas y plantaciones geométricas de arbolado caducifolio que da cobijo a las actividades lúdicas como juegos infantiles, pistas de juegos, zona de bar, etc.

El camino central se descompone dando lugar a áreas de descanso y parterres geométricos de plantas arbustivas y herbáceas, que actúan como filtro entre las dos zonas. La nota de color se va alternando a lo largo del paseo con el relieve de la filtración de las especies seleccionadas a lo largo del año. Las pérgolas y pórticos, con plantación de enredaderas y placas fotovoltaicas, potencian el carácter de eje central y crean zonas de sombra y color, al mismo tiempo que alimentan la iluminación del parque. Estos elementos, conjuntamente con la colección de báculos, otorgan una imagen orgánica y arbórea.

La topografía inicial del solar se modifica compensando los movimientos de tierras. Las tres terrazas iniciales de relleno, transformadas en una gran alfombra de pendientes suaves hasta el talud del límite con la avenida de Albert Bastardas, dan lugar a recorridos adaptados y respetan el criterio de transparencia visual en todo el parque.

El diseño del proyecto incorpora criterios medioambientales y de sostenibilidad, tanto en su planteamiento general como en aspectos concretos, por ejemplo la regulación del alumbrado, la generación de electricidad con placas fotovoltaicas, el uso de materiales reciclados, etc., y especialmente en lo que a la vegetación y al uso del agua se refiere.

Aunque en la concepción del parque predominan las áreas con vegetación y permeables, se trata de plantas de bajo mantenimiento, lo que se realiza mediante el aprovechamiento del agua de lluvia: se recoge superficialmente, se canaliza a través de un sistema de conducciones drenantes y gravas y se devuelve por capilaridad al estrado vegetal, puesto que infiltrarla hasta el freático podría desestabilizar el terreno, que tiene un sustrato con rellenos de materiales de construcción; a la vez, se evita la saturación de la red de alcantarillado. Además, para el riego directo del parque, se ha canalizado el agua de una mina existente en L'Hospitalet que, almacenada en un depósito ubicado debajo de una de las plataformas, está disponible para este uso.


Realització vídeo: Estudio Alteraciones

Enlaces relacionados

Equipamientos relacionados