Recogida selectiva

La reducción se alcanza también a través de la recogida selectiva. Es un sistema que facilita la recuperación de materiales y disminuye la cantidad de residuos que van a parar a dispositivos finalistas, como la incineradora o el depósito.

Sistema de separación de residuos

Este sistema facilita en gran medida el correcto tratamiento de estos mismos. Existen varios modelos de separación según el volumen y la cantidad de los residuos. Cada ayuntamiento decide el modelo que quiere utilizar en función de sus necesidades. Sin embargo, en todos los casos la colaboración de los ciudadanos es vital.

Fracciones básicas

La recogida selectiva está pensada para aquellos residuos que se generan de forma más habitual. El primer objetivo de la recogida selectiva es separar y recuperar la máxima cantidad de materiales, y el segundo, disminuir en la medida de lo posible el volumen de residuos que deben someterse a tratamientos finalistas.

Residuos especiales

Los centros de recogida o puntos verdes (en el caso de Barcelona) son instalaciones donde los ciudadanos pueden depositar los residuos especiales para los que no existen contenedores específicos en la calle ni un sistema de recogida domiciliaria. En la actualidad, cada municipio dispone, como mínimo, de un centro de recogida o punto verde.

Voluminosos

Las plantas de tratamiento de voluminosos son instalaciones donde se separan los residuos que, al ser de grandes dimensiones, no pueden recogerse mediante el sistema de recogida segregada habitual. Se trata, principalmente, de muebles viejos y otros materiales derivados de madera, así como residuos de aparatos eléctricos y electrónicos de gran volumen.

Más información sobre la separación y la recogida selectiva