Accesos directos:

Planificación

El Programa metropolitano de gestión de residuos municipales (PMGRM) 2009-2016 se encarga de prevenir la producción de residuos y también del reciclaje y valorización de los que se han generado, con el objetivo de transformarlos en recursos útiles.

Programa Metropolità de Gestió de Residus Municipals (PMGRM) 2009-2016

Prioridades del PMGRM

El Programa metropolitano de gestión de residuos municipales 2009-2016 tiene cuatro objetivos fundamentales basados en las prioridades que establece la Directiva marco de residuos de 2008:

1.    Mantener o reducir la generación de residuos mediante acciones de prevención.

2.    Complementar y optimizar las instalaciones con el objetivo de conseguir el reciclaje de más del 50 % de los residuos generales, entre la separación que hacen los ciudadanos y lo que se recupera en las plantas de tratamiento.

3.    Garantizar el tratamiento del 100 % de todas las fracciones de los residuos municipales o asimilables, incluida la fracción resto. El tratamiento de esta última fracción es fundamental para recuperar los materiales aprovechables o para producir energía.

4.    Asegurar una gestión estable de los desechos que priorice la valorizació energética por encima de la deposición.

Subir

Líneas de acción

La reducción en origen: prevención y potenciación de la segregación y un tratamiento adecuado de los residuos; así es como se estructuran las líneas de acción del PMGRM 2009-2016.



Prevención

Con el objetivo de prevenir la generación de residuos y potenciar su separación se llevan a cabo campañas pedagógicas destinadas a la población en general y a los grandes productores de residuos. Se fomenta también una fiscalidad que favorezca la disminución del desecho y la recuperación de recursos.

Recogida selectiva

La recogida selectiva es competencia de los ayuntamientos. Son los consistorios los que implantan el modelo de recogida que mejor se adapta a las características urbanas de sus municipios.


* (fracción orgánica y fracción vegetal)

Tratamiento de residuos

El AMB trabaja para conseguir tratar el 100 % de los residuos con el objetivo de reciclar hasta un 50 % entre la separación realizada por los ciudadanos y lo que se recupera en las plantas. Para ello dota al territorio metropolitano de las instalaciones de tratamiento necesarias.

* (fracción orgánica y fracción vegetal)

Instalaciones y equipamientos

Los criterios de diseño y dimensionado de las instalaciones relacionadas con los residuos, así como las actuaciones de mejora, están pensados para asegurar que se cumplen los diferentes principios y objetivos de gestión y tratamiento de los residuos previstos en el PMGRM.

Estos criterios son:
  • Poder absorber la estacionalidad en la generación y recogida de residuos en el ámbito metropolitano.
  • Poder absorber la estacionalidad en la composición de residuos (períodos de vacaciones, etc.). Se considera un rango de composición de las distintas fracciones suficientemente amplio.
  • Poder absorber, además de la estacionalidad anual, las posibles variaciones en las costumbres y en el nivel de vida de los ciudadanos a lo largo del período considerado, que pueden modificar la generación prevista. Se considera un margen de seguridad en el dimensionado de las instalaciones.
  • Tener en cuenta las actuaciones de despliegue de la recogida selectiva de cada fracción (planes de acción, programas, etc.) que aumenten la cantidad recogida.
  • Disponer de flexibilidad en los procesos para afrontar la variación de residuos entrantes en relación con tres aspectos: composición (en especial la de la fracción resto, a causa del aumento de la recogida selectiva), el tipo y la calidad (impropios, humedad, PCI u otros)
  • Construir procesos robustos. Se asegurará la disponibilidad suficiente de los procesos y la capacidad tecnológica para adaptarlos a las posibles variaciones, tanto de composición como de calidad, que puedan sufrir las diferentes entradas que deben tratarse.
  • Utilizar procesos fiables, con referencias industriales contrastadas y comparables a escala igual o similar. Las tecnologías escogidas serán suficientemente fiables y probadas.
  • Minimizar la generación de desperdicio de las instalaciones. Los desperdicios deberán contener la menor cantidad posible de materiales fácilmente biodegradables y productos valorizables.
  • Minimizar los impactos ambientales producidos por las instalaciones, como la emisión de malos olores, los efluentes contaminantes o la propagación de ruidos.Poder absorbir l'estacionalitat en la generació i recollida dels residus de l'àmbit metropolità.

Instalaciones y equipamientos actuales

(no incluye las desecherías y puntos verdes)


Equipamientos de recogida y tratamiento de residuos

Subir