Accesos directos:

TIC

En el ámbito de las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC), el AMB se encarga de garantizar que el territorio disponga de las infraestructuras necesarias para proporcionar una buena cobertura de internet. Recientemente se han detectado las zonas del territorio metropolitano con conectividad reducida y ya se están impulsando acciones para paliar estas carencias.

TIC en el territorio metropolitano

Dentro del territorio metropolitano disponemos de una aceptable cobertura de internet de banda ancha. Sin embargo, persisten algunas zonas de sombra que tienen un impacto muy negativo en la economía productiva y que, por tanto, habrá que desarrollar con urgencia. Las TIC son una herramienta clave para el desarrollo económico y social de un territorio. La posibilidad de acceso a internet de banda ancha se ha convertido en un servicio básico e imprescindible para hogares y empresas.

El AMB ha elaborado un estudio para determinar la cobertura en las distintas zonas del territorio metropolitano y las posibilidades de que las compañías la desarrollen. Se trata de un proceso complejo, previo a la elaboración de una estrategia específica de mejora de conectividad.

En el área metropolitana, el servicio de internet se apoya mayoritariamente sobre infraestructuras desplegadas por el operador históricamente incumbente (Telefónica). Algunos operadores alternativos han desarrollado una infraestructura propia para proporcionar servicios de banda ancha.

Hasta el momento, el acceso a internet de banda ancha se ha ofrecido mayoritariamente sobre red de cobre, y sigue siendo así. Últimamente se está poniendo en marcha la renovación de la red hacia tecnologías basadas en fibra óptica, que proporcionan una mayor capacidad de acceso. El principal reto es, por lo tanto, ampliar la cobertura de fibra óptica mediante el desarrollo de los proyectos conocidos con las siglas inglesas FTTH (fibra hasta el hogar).

Adicionalmente, existen alternativas tecnológicas basadas en radio que, como en el caso de la fibra óptica, en general complementan o amplían la oferta disponible en zonas cubiertas con tecnología tradicional basada en cobre.

En la actualidad, la mayoría de operadores de servicios fijos se han centrado en mejorar su oferta sobre la infraestructura tradicional y han aplazado por el momento el despliegue de la fibra óptica. Esta tendencia tiene dos excepciones: Telefónica y ONO. Telefónica, aunque con un ritmo más lento de lo que marcaban las previsiones originales, ha puesto en marcha un plan de despliegue de FTTH en todo el estado español y ya dispone de una oferta comercial concreta. ONO hace llegar internet a 50 Mbps a sus clientes utilizando como soporte el cableado de la red de televisión por cable.