Accesos directos:

Separación

El sistema de separación de residuos facilita en gran medida el correcto tratamiento de estos mismos. Existen varios modelos de separación según el volumen y la cantidad de los residuos. Cada ayuntamiento decide el modelo que quiere utilizar en función de sus necesidades. Sin embargo, en todos los casos la colaboración de los ciudadanos es vital.

Deixalleria mòbil

Fracciones básicas

La recogida selectiva está pensada para aquellos residuos que se generan de forma más habitual. El primer objetivo de la recogida selectiva es separar y recuperar la máxima cantidad de materiales, y el segundo, disminuir en la medida de lo posible el volumen de residuos que deben someterse a tratamientos finalistas.

Aparte de estos objetivos cuantitativos, es evidente que una mejor recogida en origen facilita la recuperación de los materiales y reduce el impacto ambiental de determinados residuos que pueden resultar contaminantes, tóxicos o peligrosos.

Sistemas de recogida selectiva
Existen dos sistemas de recogida segregada: cinco fracciones y cuatro fracciones.

Cinco fracciones

El modelo de recogida de cinco fracciones es el sistema utilizado en la mayoría de los municipios del territorio metropolitano. Este modelo separa los residuos en vidrio, papel y cartón, envases ligeros, materia orgánica y resto.

Model de recollidad segragada de cinc fraccions

Cuatro fracciones

Algunos municipios, sin embargo, aplican el modelo de cuatro fracciones, o de residuo mínimo, que separa la basura en orgánica e inorgánica.

Recollida segregada de quatre fraccions

Cómo separar correctamente: "Residu, on vas?"
Tipos de residuos (Agencia de Residuos de Cataluña)

El AMB colabora con los municipios para mejorar la recogida selectiva y también promueve campañas de sensibilización entre la población, ya que la implicación de los ciudadanos en este sistema es fundamental.



Campañas del AMB
Más información sobre la recogida selectiva (Agencia de Residuos de Cataluña)

Subir

Otros

Los centros de recogida o puntos verdes (en el caso de Barcelona) son instalaciones donde los ciudadanos pueden depositar los residuos especiales para los que no existen contenedores específicos en la calle ni un sistema de recogida domiciliaria. En la actualidad, cada municipio dispone, como mínimo, de un centro de recogida o punto verde.

Función de los centros de recogida

En el siguiente mapa se muestran los 42 centros de recogida y puntos verdes más importantes del ámbito metropolitano. No incluye los 23 puntos verdes de barrio de la ciudad de Barcelona. A estos centros de recogida de carácter fijo, hay que añadir un total de 13 puntos verdes móviles.



Centros de recogida y puntos verdes en el territorio


El AMB está promoviendo el uso de los centros de recogida a través de la campaña "Anar a la deixalleria té premi" (Ir al centro de recogida tiene premio). Esta campaña permite reducir el importe de la tasa metropolitana de tratamiento de residuos (TMTR) de los recibos de los usuarios de los centros de recogida.

El mero hecho de ir al centro de recogida a depositar residuos conlleva un descuento en la TMTR. La información sobre el procedimiento y los requisitos puede encontrarse en la siguiente publicación:

Les deixalleries metropolitanes. Reduir. Reutilitzar. Reciclar

Información sobre la TMTR
  • Principales residuos que pueden llevarse a un centro de recogida
    Los centros de recogida o puntos verdes recogen los siguientes tipos de residuos especiales:

    Aerosoles:
    Se consideran aerosoles los espráis ambientadores, los espráis de limpieza del hogar, los espráis insecticidas, los espráis cosméticos utilizados para la higiene personal (lacas, espumas de pelo y desodorantes) y las pinturas en espray.
    Baterías de coche:
    Las baterías de coche contienen una disolución de agua destilada y ácido sulfúrico que si se vierte de forma incontrolada puede alterar el pH del agua y contaminar el suelo. Por ello, es necesario controlar su deposición final.
    Cartón y papel:
    El papel está compuesto por fibras de celulosa de origen arbóreo adheridas unas a otras formando láminas muy delgadas. El cartón es una hoja de cierto espesor, hecha de pasta de papel endurecida.
    Cartuchos de tinta y tóners:
    Este tipo de residuos son tratados por una empresa especializada.
    Electrodomésticos:
    Los centros de recogida admiten cualquier tipo de electrodomésticos de línea blanca (que tienen un tamaño considerable) y de línea marrón (pequeños electrodomésticos).
    Envases vidrio:
    Se incluyen todos aquellos envases de vidrio que normalmente se depositan en el contenedor de recogida selectiva de este material (contenedor verde).
    Chatarra y metales:
    Se entiende por chatarra todos aquellos elementos férricos que pueden encontrarse en hogares particulares, oficinas o pequeños comercios, como por ejemplo tuberías y todo tipo de utensilios domésticos (somieres, pies de lámparas...). En cuanto a la categoría de los metales, se incluyen todos aquellos materiales formados por metales no férricos, como por ejemplo bobinas de motor y tubos de cobre, ventanas de aluminio u ollas y grifos de acero inoxidable.
    Fluorescentes y bombillas:
    Contienen un elevado porcentaje de mercurio que hay que tratar de forma específica.
    Frigoríficos y otros electrodomésticos con CFC:
    Los frigoríficos deben tratarse porque contienen CFC en el circuito generador de frío y en las espumas aislantes situadas en todo el perímetro de la carcasa.
    Madera limpia:
    Elementos de madera que pueden encontrarse en un entorno doméstico, como por ejemplo, marcos de ventana, puertas, marcos de puertas, restos de muebles, tablones, caballetes, mesas, estanterías, armarios, etc.
    Informática y electrónica:
    Dentro de este grupo de residuos se incluyen todos los aparatos informáticos (ordenadores, disquetes, monitores, impresoras, módems, teclados, ratones, chips, etc.) y aparatos electrónicos (televisores, vídeos, radios, despertadores, calculadoras eléctricas, etc.).
    Aceites domésticos:
    Se consideran aceites domésticos todos los que son de origen vegetal, como por ejemplo el aceite de oliva o de girasol que se utilizan para cocinar en hogares particulares, pequeños restaurantes, cocinas de escuela, etc.
    Aceites de motor:
    Aceites usados, con base mineral o sintética, que ya no resulten adecuados para la aplicación que tenían inicialmente. En esta definición se incluyen los aceites de motores de combustión, de sistemas de aislamiento y transmisión de calor, lubricantes, hidráulicos, etc.
    Pesticidas y otros tóxicos:
    Pueden encontrarse pesticidas domésticos en insecticidas para combatir insectos varios, raticidas, plaguicidas contra las pulgas u otros parásitos, herbicidas, abonos químicos, bolas para las polillas, productos para tratar la carcoma de la madera, etc.
    Neumáticos:
    Los neumáticos son el revestimiento periférico de las ruedas de un vehículo. Constituyen un residuo formado básicamente por caucho, natural y sintético, y acero o fibras sintéticas. Se generan sobre todo en pequeños talleres o domicilios particulares. Esta categoría no incluye ni neumáticos de bicicletas ni de vehículos o maquinaria agrícola.

    En los centros de recogida solo se aceptan neumáticos de particulares.
    Pilas, acumuladores y baterías:
    Se incluyen todo tipo de pilas, ya sean de gran formato, de bastón o de botón.
    Pinturas, adhesivos y disolventes:
    Esta categoría incluye pinturas plásticas, barnices, decapantes, lacas, pinturas antihumedad y pinturas al óleo. En cuanto a los disolventes, pueden clasificarse en diluyentes en general (white spirit, aguarrás, trementina, acetonas, glicoles, etc.) y disolventes combustibles, como alcohol de quemar, alcohol metílico, gasolinas o petróleo.
    Porexpan:
    Es poliestireno que se expande con un agente espumante o de expansión (normalmente gas pentano) de manera que el producto final está constituido por un 98 % de aire y un 2 % de poliestireno.
    Radiografías:
    Las radiografías son de poliéster y contienen sales de plata y de otros metales pesados tóxicos que pueden dañar el suelo y el agua.
    Restos de poda y jardinería:
    Dentro de este grupo de residuos se incluyen todos los restos vegetales procedentes del mantenimiento de zonas verdes, poda de frutales y restos de jardín (hojarasca, hierba segada, raíces, pequeñas ramitas, hojas y flores secas, etc.).
    Escombros:
    Los escombros o residuos de la construcción son materiales de origen pétreo (como trozos de azulejos, yeso o ladrillos). Si se entregan mezclados con cables, tuberías, hierros, maderas, vidrios, cartón, plásticos y otros materiales, el usuario deberá separarlos en el mismo centro de recogida.
    Textil:
    Prendas de vestir, ropa de cama, cortinas, bolsas, trapos, zapatos, etc. Los materiales textiles (algodón, lana, lino, seda, sintéticos, pieles, etc.) pueden ser reaprovechados prácticamente sin ninguna operación de acondicionamiento. La mayoría de estos residuos son prendas provenientes de hogares particulares.
    Vidrios:
    Se recoge vidrio plano, es decir, vidrio que ha sido moldeado en forma de lámina plana y que se utiliza para puertas, ventanas, mesas o platos, y vidrio plano de seguridad y armado, que se utiliza en sistemas antichoque.

    Toda la información sobre los residuos que se pueden llevar a los centros de recogida se encuentra en:

    Guia de les deixalleries metropolitanes

Subir