Estrategia del carbono

El Plan Clima y Energía 2030 incorpora tres estrategias mediante las cuales el AMB ya hace años que lucha contra el cambio climático: la Estrategia de gestión del carbono, la Hoja de ruta para la transición energética y el Plan de adaptación.

Estratègia del carboni


El clima en el área metropolitana de Barcelona está cambiando y lo continuará haciendo a lo largo del siglo XXI. Los peligros climáticos más destacados que pueden suceder en esta zona son: el aumento de la temperatura, la reducción de la precipitación media anual, el aumento de episodios climáticos extremos, la disminución del agua disponible, el incremento de incendios, la subida del nivel del mar y el aumento de los impactos debidos al efecto isla de calor y a las olas de calor.

En general, las ciudades más urbanizadas son las que más sufren los efectos de las olas de calor, que es uno de los efectos más destacados del cambio climático. Esto se debe, en parte, a las emisiones de calor antropogénico (más tráfico, más combustiones, etc.) y a la falta de espacios abiertos y verdes que puedan "barrer" este calor. Por lo tanto, los habitantes de las ciudades más urbanizadas son más vulnerables a los impactos relacionados con la salud, como los golpes de calor, y a la vez son los que generan más consumo energético, sobre todo en verano.

Si no se toman medidas de manera inminente, la temperatura media en el área metropolitana de Barcelona se puede incrementar entre 1,5 y 4 ºC, y la precipitación puede disminuir un 20 % a finales del siglo XXI, según qué escenario de emisiones se considere (respecto al periodo 1971-2000).

Renaturalizar para ser más resilientes

RENATURALITZA
Para aumentar la resiliencia de las ciudades es clave fomentar la infraestructura verde, a través de la potenciación de los espacios verdes, la mejora de la permeabilidad del suelo, la regulación ecológica del ciclo del agua o la intervención en las zonas vulnerables al efecto isla de calor, entre otras estrategias. La inclusión de criterios de confort y de eficiencia energética en la rehabilitación de edificios también es esencial para garantizar la calidad de vida en los espacios interiores. Más allá de las fronteras estrictas de la ciudad, la preservación de determinados espacios como los litorales, los de borde o intersticials, las áreas agrícolas o incluso las cubiertas y el subsuelo provee el territorio de zonas cualificadas ecológicamente, proveedoras de servicios ambientales, etc.

Energia renovable

RENOVABLE
La transición energética es un proceso de cambio progresivo para sustituir la energía de origen fósil por energía renovable y local, y para cambiar las maneras de producir, distribuir, gestionar y consumir la energía. Las administraciones tienen un papel clave a la hora de potenciar esta transición. El AMB avanza hacia una gestión más descarbonitzada en las instalaciones y empresas de su competencia, un total de 57 organizaciones que definen objetivos de reducción de emisiones. Desde un punto de vista óptimo de aprovechamiento de los recursos, la consideración del binomio agua-energía es fundamental y hace falta una visión integral de todo el ciclo del agua, aumentar la resiliencia y fomentar el uso de los recursos hídricos locales, adecuando la fuente y el tratamiento a la calidad pedida y reduciendo la dependencia otros territorios.

Justicia climática

justícia
Sin la fuerza de la ciudadanía cualquier acción puede resultar ineficaz o, directamente, fracasar. Es por este motivo que el quid de la cuestión rae en incorporar nuestro compromiso como ciudadanía en las acciones climáticas. La capacitación y la educación, junto con criterios de justicia climática, nuevas temáticas como la necesidad de adaptación, la capacitación sobre gestión energética, nuevas maneras de organización, etc., convierten los ciudadanos en sujetos activos del cambio.

Gobernanza metropolitana

Governança
A menudo, la gobernanza climática es una aspecto olvidado. Desde una perspectiva metropolitana, fomentar y mejorar la coordinación con los municipios y con otras administraciones permite optimizar los recursos, compartir el conocimiento y aumentar la velocidad de reacción sumando esfuerzos en el compromiso por el clima. Los nuevos retos que plantea el cambio climático requieren una nueva gobernanza que se adapte rápidamente para afrontarlos con éxito.