Accesos directos:

Presentación

El AMB empieza el proceso de redacción del PDU metropolitano basándose en tres pilares. Uno es el debate y la reflexión técnica, impulsado a través de workshops temáticos en los que grupos de especialistas discuten sobre los temas fundamentales del nuevo planeamiento. Otro es la constitución del propio equipo de redacción del Plan, que aglutinará un grupo de profesionales especializados que concretará los estudios urbanísticos y la propuesta de PDU metropolitano. Y un tercer pilar es la comunicación y la participación, elementos fundamentales que deben permitir el enriquecimiento del Plan con las inquietudes y las voluntades de instituciones, colectivos y ciudadanos.

Ramon Torra, gerente del AMB

Ramon Torra
A lo largo del siglo pasado, el planeamiento urbanístico se ha consolidado como un instrumento eficaz para mejorar las ciudades y la calidad de vida de sus habitantes.

Un ejemplo lo tenemos en casa: el área metropolitana de Barcelona es depositaria y reflejo de una tradición y práctica urbanística valiosa, que han hecho posible la configuración de un entorno urbano caracterizado por la cohesión y el progreso económico y social, hasta convertirse en una característica distintiva y de reputación internacional.

La actual área metropolitana de Barcelona se explica en gran medida a través del Plan General Metropolitano (PGM) de 1976. El PGM ha sido una herramienta válida que, aplicada con entendimiento, visión y consenso, ha sido útil a los poderes públicos, a los agentes económicos y a la sociedad civil para modernizar la metrópolis barcelonesa y su complejo sistema territorial y para impulsar su transformación urbana y social.

Sin embargo, la evolución social y económica, la transformación del territorio durante los 38 años de existencia del PGM, recomiendan la redacción de un nuevo Plan territorial que pueda articular las necesidades, retos y oportunidades que marcarán el futuro metropolitano. Ahora es el momento, pues, de empezar a reflexionar sobre el futuro que queremos para la ciudad metropolitana, es el momento de poner en valor el capital social, la inteligencia colectiva de la ciudadanía metropolitana, para abrir el debate y guiar los trabajos de redacción del que debe convertirse en el nuevo Plan Director Urbanístico (PDU) metropolitano. Todo un reto y toda una oportunidad para el futuro y el progreso de la ciudad metropolitana.

Joan Busquets, arquitecto y urbanista

Joan Busquets
El PGM significó un cambio radical en el modo de hacer el urbanismo en el área metropolitana y también que ha actuado como marco para el despliegue de tantas acciones de mejora urbanística de ámbito municipal y metropolitano, sobre todo en relación con las infraestructuras y las reservas de suelo para equipamientos y espacios verdes.

A lo largo de 37 años, el PGM ha sufrido más de un millar de modificaciones que han sido necesarias para sacar adelante gran cantidad de iniciativas: cambios para reescalar infraestructuras y disminuir su impacto, para resolver desajustes respecto de las necesidades en las áreas económicas...

Hay que observar y valorar las modificaciones habidas para discutir y aprender de sus carencias. ¿Qué es lo que no ha funcionado? ¿Cuáles son los aspectos que ha habido que modificar en más ocasiones? ¿Se han cambiado cuando han aparecido nuevas ideas o nuevas demandas funcionales y económicas? De todo ello hablaremos durante los próximos meses.

Deberemos tener en cuenta, pues, que estamos inmersos en una transformación de las demandas económicas, sociales y urbanísticas, que nos obligan a pensar en la necesidad de que este Plan participe de las condiciones de nuestra cultura urbanística actual y que, por consiguiente, introduzca características diferentes e innovadoras.

Estas reflexiones se llevarán a cabo a través de diferentes formatos. El primero que iniciamos es el conjunto de sesiones de trabajo, los workshops, donde se debatirán todos estos aspectos desde diferentes puntos de vista para avanzar en la propuesta del nuevo avance de planeamiento. Más adelante, el proceso de participación deberá permitir enriquecer la puesta en marcha de nuevos conceptos urbanísticos y confrontarlos con la realidad más próxima. La web será aquí un elemento de información y discusión complementaria muy valiosa.