Parques y playas

El modelo de control de calidad establece el nivel de calidad que hay que alcanzar en el mantenimiento de los parques y playas metropolitanos contratado a diferentes proveedores y operadores mediante concurso público.


Mensualmente los técnicos del AMB evalúan la calidad de los parques y las playas de la red metropolitana y determinan si un parque o playa ha alcanzado el nivel de calidad requerido en el contrato. Si no se alcanza el nivel de calidad establecido, el operador contratista recibe penalizaciones (descuentos económicos) en la facturación del mantenimiento del espacio.

Así pues, se valora tanto el trabajo llevado a cabo como el logro del nivel de calidad requerido en el contrato de mantenimiento o limpieza del parque o playa.

Parques

Mensualmente, se realiza una valoración de la calidad de todos los objetos de los parques metropolitanos en base a las medidas de muestra y niveles de calidad previamente establecidos.

Esta valoración se aplica a diferentes conceptos:
  • Ámbitos de calidad: agrupación de los diferentes objectos de calidad.
  • Objectos de calidad: elementos básicos de los parques susceptibles de ser evaluados.
  • Parámetros: características de cada objeto que se valoran cualitativa o cuantitativamente.
  • Niveles de calidad: puntuaciones obtenidas al valorar parámetros, objetos, ámbitos, parques y sectores.
  • Tipo de análisis: métrico, cuantitativo, analítico, visual, acústico y/o olfativo.
  • Muestra: conjunto de elementos de un mismo objeto sobre los que se mide el nivel de calidad.
  • Ámbitos y objetos de calidad
    Los ámbitos y objetos de calidad sobre los que mensualmente se realiza la valoración para garantizar la calidad de las instalaciones, equipamientos y servicios de los parques metropolitanos son:

    Jardinería
    Árboles Prados secos
    Arbustos, cerramientos vegetales, tapizantes y otros Vegetación singular
    Césped Zonas forestales
    Prados regados

    Mobiliario
    Bancos y mesas Papeleras
    Elementos deportivos Señalización y carteles
    Elementos de mobiliario Zonas para perros
    Juegos infantiles

    Pavimentos
    Pavimentos duros Vías verdes
    Pavimentos granulares Bordillos


    Instalaciones
    Arquetas y tapas Vegetación singular
    Bocas de riego Zonas forestales
    Cámaras técnicas de agua Láminas de agua y fuentes ornamentales
    Cámaras técnicas de electricidad Luminarias, columnas y soportes
    Sumideros, cunetas y canales Pozos de registro
    Acometidas, contadores y redes de agua Programadores y telegestión del riego
    Fauna deseada Cuadros, redes eléctricas y telegestión del alumbrado
    Fuentes
    Sectores de riego
    Fosas sépticas y redes de fecales y pluviales Zonas drenantes y pozos de absorción

    Edificaciones
    Edificios Muros
    Elementes construidos Recintos de mantenimiento, almacenes y zonas de contenedores
    Lavabos públicos Vallas y barandillas

    Servicios de  empresa
    Equipo gestor Seguridad y salud
    Personal y recursos humanos
  • Ejemplo de aplicación del ámbito, objeto y nivel de calidad
    Control de calidad del estado fitosanitario de los árboles

    Definición: árboles sin plagas ni enfermedades.
    Tipo de análisis: visual y, según el caso, analítico.
    Puntuación:
    • Aceptable (50): sin presencia de afección.
    • Inaceptable (30): menos del 10% del lote con presencia de afección; o plagas que causan molestias a los usuarios (Ej. Presencia de melaza); o tratamientos ineficaces; o realización de tratamiento en horas de afluencia de usuarios.
    • Crítica (10): más del 10% del lote con presencia de afección; o realización de tratamientos en horas de mucha afluencia u horas no convenidas; o detección de orugas de procesionaria accesibles a los usuarios.
    La proliferación de plagas y enfermedades atribuible a una gestión incorrecta de los tratamientos fitosanitarios por parte del contratista sin una causa externa justificable se valorará en el ámbito de Servicio de empresa.

    (Nota: se tendrá en cuenta la naturaleza y la gravedad de las afecciones para valorar el estado fitosanitario).

Playas

El control de calidad de playas se realiza en dos ámbitos diferenciados; por un lado el mobiliario y por el otro la limpieza de las playas.
  • Mobiliario e instalaciones
    El control de calidad del mobiliario e instalaciones de las playas metropolitanas se realiza mensualmente y se evalúa según el siguiente procedimiento:

    Puntuaciones de Calidad
    • Correcto (60 puntos). Estado satisfactorio.
    • Aceptable (40 puntos). Representa el límite inferior de admisibilidad.
    • Inaceptable (20 puntos). Los defectos de los elementos rompen el objetivo fijado en el contrato.
    • Crítico (10 puntos). El nivel de inaceptabilidad es particularmente grave y requiere una intervención immediata.
    Ámbitos de calidad y valor global

    Tienen consideración de ámbitos de calidad las playas de cada término municipal. Mensualmente se dará un valor cualitativo para cada ámbito.

    El valor global se obtendrá por agregación de los valores de los diferentes ámbitos de calidad calculando la media aritmética, que se considerará el valor mensual de calidad del contrato.

    Valoración de los ámbitos municipales

    Cada mes se obtendrán dos valoraciones de calidad:
    1. Valoración general: Incluirá todas las incidencias recogidas durante el mes.
    2. Valoración de la empresa: No incluirá las incidencias no imputables al contratista. Esta valoración será la que dará lugar a las deducciones correspondientes.
    Valoración de los objetos de calidad

    Balizamiento de espigones, zonas de baño y puntos de ayuda al baño Módulos de duchas
    Armarios salvavidas Papeleras
    Bancos de poliéster, sillas de ducha y módulos múltiples de madera Pasarelas
    Elementos de rotulación Lavapiés
    Juegos infantiles Vallas de madera de pluviales
    Almacenes Torres y sillas de vigilancia.
    Megafonía

    El AMB formulará periódicamente encuestas a los diferentes servicios técnicos municipales para contrastar el nivel de calidad obtenido con sus apreciaciones.
  • Limpieza
    El control de calidad se basa en los mismos parámetros que el control del mobiliario: definiendo ámbitos y aplicando puntuaciones sobre la calidad.

    Las zonas de control en el caso de la limpieza de la arena son seis:
    • Áreas de servicio: Zona de un metro de anchura alrededor del conjunto de elementos que se agrupan en los accessos (duchas, pasaleras, papeleras, etc.).
    • Zona no cribada: Superficie de playa (correspondiente a 50 m de anchura) en la que no se criba la arena por la imposibilidad de acceso o por sus características (suelos compactados, con rocas, etc.), donde se realiza la limpieza de forma manual. Incluye las zonas con vegetación y las protegidas que se encuentran dentro del límite del ámbito de mantenimiento.
    • Zona cribada: Superficie de playa (correspondiente a 50 m de anchura) que, de forma periódica, se criba mecánicamente.
    • Zona húmeda: Superficie de playa (correspondiente a 50 m de anchura) que forma la franja de arena donde llegan la olas y que se limpia principalmente de forma manual.
    • Pluviales y rieras: cada unidad de salida del pluvial o riera a la playa con su zona de influencia (zona que queda cubierta con agua cuando se abren).
    • Rompeolas, espigones y otros espacios litorales: espacio longitudinal de unos 50 m de anchura formado por agrupaciones de rocas, contínuas o no, en los lugares que limitan con la arena y son accesibles desde esta. Pueden estar dispuestas de forma paralela al mar, como defensas de paseos marítimos o de la propia costa, o en perpendicular formando espigones. También se incluyen en este grupo las costas rocosas naturales.
    Para definir cuál será la puntuación que marcará el nivel de calidad del servicio de limpieza se definen una serie de parámetros, en forma de tipo de suciedad, en cada una de las seis zonas de control.

    La ausencia o presencia de los siguientes elementos indican el grado de calidad del servicio:
    • Sólido peligroso: cualquier objeto susceptible de producir daño a los usuarios de las playas: cristales, llaves, anzuelos, astillas, jeringuillas, etc.
    • Sólido antihigiénico: objeto orgánico (excrementos, restos de animales, plantas en putrefacción, etc.) o inorgánico (pañales, tampones, preservativos, etc.) que por sus características y riesgos pueda resultar molesto o presentar riesgos de infección para los usuarios.
    • Sólido pequeño: objeto de origen inorgánico que por sus pequeñas dimensiones es difícil de retirar, como colillas, palitos de plástico, papelitos, etc.
    • Sólido medio: objeto inorgánico entre 5 y 30 cm (envases de agua, latas, etc.).
    • Sólido grande: objeto inorgánico de dimensiones superiores a los 30 cm.
    • Sólido orgánico no aceptado (SONA): elementos orgánicos relacionados con la dinámica normal de las playas pero que no son aceptables por las molestias que pueden suponer para los usuarios (malos olores, etc.). Por ejemplo, acumulaciones de mejillones, algas, medusas, peces y otros animales muertos.
    • Residuos vegetales grandes: restos de plantas de tamaño grande (más de 5 cm) que no suponen peligro ni molestias importantes para los usuarios (troncos, ramas, cañas, etc.).
    • Residuos vegetales pequeños: restos de plantas de tamaño pequeño (menos de 5 cm) que no suponen peligro ni molestias importantes para los usuarios.
    • Vegetación excesiva: es la vegetación que afecta a los elementos de mobiliario, o a su área de servicio, de una altura superior a los 10 cm o que, por su extensión y altura, afecta en general negativamente a la limpieza.
    Otros elementos que se tienen en cuenta para definir el grado de calidad del servicio son la uniformidad, aspecto y trato del personal, su profesionalidad y el equipo gestor o la fiabilidad de la empresa operadora.

    Finalmente, para definir la calidad del servicio de limpieza se valorará también el tiempo de actuación: el transcurrido entre la notificación de una incidencia y su resolución. Esta valoración la realiza el propio municipio.
  • Ejemplo de aplicación del ámbito, objeto y valor
    DUCHAS

    Se valorarán mediante tres parámetros: funcionamiento, estado del módulo y limpieza.

    La valoración se llevará a cabo por lotes. Cada lote estará formado por todas las duchas de un municipio.

    Funcionamiento

    Para el parámetro de funcionamiento se tomará como unidad de medida el palo de ducha con su correspondiente pozo de drenaje.
    • Se considerará que el funcionamiento es correcto cuando el temporizador funcione correctamente y el agua salga en caudal y dirección correctos, sin que se formen erosiones ni charcas alrededor. El pozo drena bien y la conducción de suministro de agua está enterrada y libre de fuga.
    • Se considerará que el funcionamiento no es correcto cuando no se dé alguna de las consideraciones anteriores.